El mundo de las cafeteras: un sinfín de aromas y posibilidades

Alrededor del mundo encontramos infinidad de tipos de cafeteras que dan cuenta de la manera que en que cada cultura ha diseñado instrumentos para sacarle el máximo partido a la sustancia del café. Sin duda alguna su preparación y consumo, constituye una de las rutinas diarias universales que nos energiza, nos llena de vitalidad y agilizan el proceso de su preparación.

La historia del café no habría sido posible sin la invención de las cafeteras. Por mucho tiempo los granos del café fueron masticados. Cuenta la leyenda que un pastor de cabras etíope llamado “Kaldi” descubrió las propiedades de la planta alrededor del año 850 d.C, cuando veía a sus cabras masticarlas, cambiando ligeramente su conducta: se tornaban más activas y vivaces. En muchas partes del mundo hasta bien entrado el siglo XIX, éste se preparó siguiendo un principio básico, se hervían los granos en agua y se pasaba la mezcla resultante a través de un filtro.

Tipos de cafeteras

Hoy en día contamos con numerosos tipos de cafeteras que han desarrollado y perfeccionado este principio explorando la manera en la cual se le puede extraer lo mejor de su sustancia y aroma, diseñada para cada tipo de consumidor y necesidad.

En este artículo veremos los principales tipos de cafeteras, cómo son y cómo funcionan. Lo ideal es que escojas la que más se ajuste a tu estilo de vida.

Cafeteras mecánicas

Cafetera francesa
Cafetera francesa

La primera cafetera fue realizada en el siglo XIX, la cafetera francesa por el farmacéutico Descroisilles quien diseñó dos recipientes metálicos de forma alargada, de estaño, cobre o peltre, y que estaban separados por una placa agujereada que funcionaba como filtro. Posteriormente aparecieron las cafeteras esmaltadas de este tipo. Constituye un diseño muy estético en cuanto a su forma, sin embargo el uso de estos metales proporcionaba a la bebida altos niveles de toxicidad.

Con el paso del tiempo la cafetera francesa ha evolucionado partiendo de sus principios estructurales básicos. También es llamada cafetera de émbolo, cafetera de pistón o prensa francesa. En la actualidad posee la forma de una superficie cilíndrica de vidrio o de plástico, posee un asa para verter el contenido, y el émbolo consiste en un filtro sostenido por un palillo ajustado a la tapa de la cafetera, que funciona como filtro. Su funcionamiento es muy sencillo. Se deposita en el fondo agua caliente junto con la mezcla del café y se le deja reposar por 4 minutos aproximadamente. Posteriormente se aprieta el pistón y el émbolo baja separando el agua con el café hacia la parte superior, y los restos son aplastados hacia el inferior.

Esta cafetera proporciona un café más fuerte y concentrado que otros dispositivos.

Cafetera napolitana
Cafetera napolitana

La cafetera napolitana produce un café de textura ligera y sabor pleno. Preparar un café con ella es parte del ritual de los napolitanos cada mañana. Esta máquina está formada por dos piezas enroscables con un filtro en la parte media.

Se basa en el principio de filtración por gravedad. El café es introducido en el centro, mientras que el agua en alguno de los dos extremos se lleva a punto de ebullición al fuego, cuando se alcanza se voltea y por medio de la gravedad cae todo el agua a la parte inferior filtrando la sustancia de café. Proporciona un buen café, con aromas frescos y amplios matices.

La cafetera italiana persigue un mecanismo similar, también conocida como cafetera greca, o cafetera moka, es una cafetera expreso que elabora café mediante vapor de agua. Fueron inventadas por el italiano Alfonso Bialetti quien patentó el modelo en el año 1933 con el nombre Moka Expresso bajo la firma Bialetti Industrie.

Cafetera italiana
Cafetera italiana

Es muy popular en Europa y se consigue en muchos tamaños. El agua al hervir y estar bajo presión se convierte en vapor de agua, que pasa a través del filtro desmontable y sale por la superficie. Es decir está compuesta por tres partes: la cámara inferior que alberga el agua, el filtro desmontable o canasta cubierto de café molido, la cámara superior que recibe el café y un asa para su manipulación.

Brinda un café rápido e intenso. Este tipo de cafeteras necesitan que se reemplace en forma periódica el sello y su goma, al igual que el filtro que suele taparse con el tiempo. Debe limpiarse a fondo con agua, se recomienda sin jabón en su interior para que no altere las paredes del aluminio. Se recomienda llenar el filtro en su totalidad de café y calentar a fuego bajo-medio.

Su diseño no ha evolucionado casi nada desde su invención ofreciendo una muestra simple, eficaz y atractiva. Tienen un gran poder de transportabilidad y resistencia pues es ideal para una salida de campo, ya que soporta sin dificultad el calor de la leña.

En cuanto al sabor brinda una bebida bastante aromática de textura ligera, y suele dejar algunos pozos al interior de la taza.

Cafeteras al vacío

Cafetera cona
Cafetera cona

La cafetera cona  es una cafetera creada en los años 30 del siglo pasado, rediseñada en la década siguiente por el escocés Robert Napier. Es una cafetera al vacío elaborada de cristal lo cual le confiere al café una alta pureza en su sabor y riqueza de aromas. A pesar de su enorme popularidad a mediados del siglo, su diseño no era lo suficientemente ergonómico para su uso cotidiano, tendente a que la cafetera explotara al sobrepasar su capacidad térmica si no se la retiraba a tiempo del fuego.

En la actualidad estas cafeteras se elaboraban con tipo de cristal denominado Pirex, una resina de vidrio borosilicatado, que resiste eficientemente los choques térmicos por encima del vidrio convencional. Está conformada por dos recipientes que se conectan entre sí. En la parte superior contiene un tubo por donde asciende el líquido y un filtro en la base del recipiente superior.

Su forma esférica la hace bastante estética, simulando un aparato de laboratorio. Su mecanismo de acción es a través de la filtración. Una vez que el agua es calentada en la parte inferior, esta comienza ascender a través del tubo vertical al recipiente superior donde entra en contacto con el café molido. El líquido es empujado por el aire caliente, y cuanto todo su contenido ha sido expulsado, se apaga la fuente de calor. Una vez que el calor se apaga el aire del recipiente inferior se enfría y se contrae, creando un vacío que produce que la parte superior pase nuevamente por el filtro y se desplace nuevamente a la parte inferior.

Disponer de una de estas cafeteras amerita tener en cuenta algunos aspectos. Por ser de cristal es más frágil que las cafeteras metálicas, por lo cual es conveniente tener muy presente el tiempo justo de su contacto al fuego. En cuanto a limpieza también demanda un poco más de tiempo que las anteriores. Sin embargo, este procedimiento brinda un café muy puro, pues durante su preparación el café no entra en contacto con otro material más que el vidrio, que es altamente estéril, conservando las propiedades del café y sin presentar impurezas o contaminantes.

Lo que es cierto es que sorprenderás a todos tus invitados con una de estas en casa.

Cafeteras eléctricas

Cafetera percolador
Cafetera percolador

La cafetera percolador se le atribuye al francés Laurens Blenchsmied en el año 1819, y otras versiones atribuyen su invención al estadounidense Count Rumford. Es utilizada principalmente en países como Estados Unidos, Inglaterra y los Países Bajos.

Consiste en un recipiente metálico, cilíndrico, en cuya parte inferior contiene una cámara donde se deposita el agua. Al igual que las cafeteras anteriores su funcionamiento depende de un movimiento ascendente del los líquidos al calentarse. La pequeña cámara que contiene el café está más caliente que el resto y asciende por el tubo, desplazándose a la zona superior donde se encuentra el filtro que contiene el café molido. Una vez que lo atraviesa vuelve al recipiente principal, procedimiento que se repite varias veces hasta que se retira de su fuente de calor o se apaga si es eléctrica.

En este tipo de cafeteras hay que tener muy presente el tiempo y su proceso de elaboración, pues si la dejamos encendida o al fuego, el café se tornará espeso y amargo. Se recomienda para su uso un café de molienda gruesa debido al tamaño de los agujeros del filtro. Sin embargo es ideal para quienes prefieren un café fuerte, aromático, sabroso y en grandes cantidades con una sola preparación.

Cafeteras express

Cafetera express
Cafetera express

La cafetera express es sin duda alguna la más popular, la preferida por todos los baristas del mundo y los establecimientos comerciales. La primera patente la obtiene el italiano Luis Bezzera en el año 1901, cuyo modelo se basaba en la salida de vapor de agua a presión, hasta entrado el año 1945 donde aparecieron con palanca manual o de pistón, cuyo primer fabricante de este modelo fue Achille Gaggia.

Existen varios tipos de cafeteras express cuya diferencia estriba en los diversos mecanismos de expulsión del vapor agua. Así encontramos las de vapor, las de palanca o pistón, la cual hay que empujar hacia abajo para que salga el vapor de agua; las de bomba, las cuales realizan su acción por medio de un motor, y finalmente encontramos las de aire comprimido.

Actualmente en el mercado las hay compactas para su uso en el hogar. Son bastante más costosas que el resto de las máquinas de café y su mecanismo de uso es más complejo con respecto a las demás por lo que pueden requerir mayor reemplazo de piezas e higiene. Sin embargo en cuanto a su sabor tiene la capacidad de ofrecer un café oscuro y altamente concentrado, con mucha crema, dada la oxigenación de la sustancia.

Cafeteras de cápsulas

Cafeteras de cápsulas
Cafeteras de cápsulas

Finalmente las cafeteras de cápsulas constituyen una de las modalidades más modernas del mercado dada la sencillez con la que operan, y que al introducir el café en envases monodosis, existe una oferta muy variada en cuanto a tipos de café y variedades se refiere. Las primeras fueron ideadas en los años 70, popularizándose con mayor algidez en los años 90. Las cafeteras de cápsulas han ampliado el mercado del consumo del café, pues las marcas que las proporcionan ofrecen decenas de variantes de ingeniosas mezclas que vinculan granos y especias, con leche, chocolate, incluso infusiones.

Una de sus mayores virtudes es su rapidez de preparación, pues demora 30 segundos, además no requiere mayores esfuerzos en limpieza, puesto que las cápsulas de café son desechables. Sí ameritan una pastilla para descalcificarlas cada 3 o 6 meses.

Su funcionamiento es bastante elemental. La máquina calienta el agua y la dirige con gran presión al interior de la cápsula extrayendo su contenido. A cada cápsula debe retirársele previamente su cubierta protectora.

El costo de estas cápsulas si representa un costo adicional comparado con el café tradicional en bolsa, pero tienen la bondad de ofrecer una amplia gama de sabores, previamente estudiados. Cada día podríamos probar un sabor nuevo sin necesidad de sabernos las proporciones. Todo va a depender de qué tan experimental eres con el café y si eres un verdadero fanático quizás ésta sea la cafetera para ti. Es ideal para aquellos que deseen un café profesional en casa cada día. Entre ellas destacan las cafeteras Dolce Gusto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cafetera.info participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.co.uk/Javari.co.uk/ Amazon.de/Amazon.fr/Javari.fr/Amazon.it/ Amazon.es Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.